Blogia
mnez

ETIQUETAS

Heme aquí, en ésta reflexión matutina, exhalando indignación hasta llegar al exabrupto. Me fastidia, me indigna, me enoja - en el lenguaje llano, me jode - esa maldita manía de poner etiquetas a los que pululan a nuestro alrededor. Ocurre que basta un gesto o una expresión para endiosar o demonizar a alguien a quien tan sólo conocemos de vista o hemos cruzado cuatro palabras con él. Esto, convertido en práctica habitual, llega a estigmatizar al aludido al que se le colocan atributos - generalmente negativos - que nada tienen que ver con la realidad. Uno puede levantarse siendo un chulo, un estirado, un hijo de puta o un cabrón por el mero hecho de ser introvertido, adusto o distante. Deshacer el entuerto es casi imposible porque quienes califican suelen ser - para más inri - gentes ajenas al calificado que dificilmente participarán en sus intimidades. Así pues, uno es aquello que engalanan sus aduladores o aquello que encanallan sus detractores. ¡Que les den!. Yo, emigro a Marte.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Trini -

Bueno... lo mejor es no tener en cuenta a los aficionados a etiquetarlo todo, además, a buen seguro que ellos también tienen etiquetas, creo que todos las tenemos.

Un abrazo

mnez -

MIA: ¿Enojado? No, mujer, no. Desde que vivo en mi eremitorio sólo me rodean algunos roedores que me divierten con sus cabriolas.

TEA: ¡Ni hablar!. La luna está muy cerca

JULIO: ¿Te repito lo de Machado? "De diez cabezas nueve embisten y una piensa"

ALMENA: ¿Y?

CONCHI: ¡Mujer!, si quieres me voy a tomar copas con ellos

ISTHAR: Pues eso mismo pienso yo. De todas formas - y echando mano de mi humildad - debo decir que, a veces, hasta los dioses cometen errores.
Vale. Te hago un hueco en Marte

CHURRA: Pelín enojado. Nada más. Yo ya no me cabreo ni cuando mi señora me atiza con la sartén

SORROW: ¡Bha!, me importará un huevo porque como no sé idiomas...

YBRIS: ¿Fimosis cerebral? Yo diría que no han pasado de amebas

Ybris -

Hay para cabrearse, amigo,
con los etiquetantes, las etiquetas y la fimosis cerebral de sus adictos.
Sobre todo cuando uno ha tenido la curiosidad de asomarse y comprobar que había personas formidables debajo de la marginación de sus etiquetas.

Pues ellos se lo pierden.

Abrazos.

Sorrow -

Di que sí, Mnez, a Marte. Entonces te llamarán marciano, pero al menos no te entererás. El chasco vendrá si al llegar a Marte te encuentras con que los marcianos también etiquetan. Entonces a emigrar otra vez con toda a pereza que dan las mudanzas. Universo cruel...

churra103 -

Vaya cabreo!!!!. Tienes toda la razón pero ni se te ocurra irte a Marte ni a ningun sitio en que no puedas postear .
Besazos . (la vida es asi, etiquetada )

Isthar -

Nunca he comprendido esa necesidad de colocar etiquetas a todo el mundo, de adjetivizar en un instante incluso antes de conocer. Jamás he comprendido por qué a la gente le gusta tanto juzgar, estereotipar, encasillar.

Aún contando con toda la vida es posible que nunca lleguemos a conocer si no algunas "caras" de una misma persona ¿cómo juzgar a alguien por un instante, por un reflejo, por un día, por una temporada?

Y créeme, si hubiera en marte posibilidad alguna de escapar de esto, hazme un hueco.

Un abrazo, y comprendo que te enerves.

Conchi -

Creo que es el recurso de los que no tienen una vida demasiado interesante, y van viendo la de los demás a ver si encuentran alicientes.
Pero respira profundamente: el mayor desprecio es desde luego, no dar aprecio.
Un beso, guapetón, y gracias.
Me gusta la nueva decoración, ha quedado muy bien.

almena -

Siempre pienso que ocuparse en "etiquetar" a los demás es indicio de falta de vida propia...

Un abrazo!

Julio -

Aquí, podría aplicarse eso de que "el pueblo es sabio" y normalmente si a alguien se le adjudica una etiqueta, hay muchas probabilidades de que se la haya ganado a pulso.
De todas formas, si al susodicho individuo le molesta la que le han adjudicado, lo tiene muy fácil: hágase merecedor de otra.
Un abrazo

Tea -

Mejor vente a la luna y ya somos dos.

Un abrazo.

mia moore -

Esto... Te noto ligeramente enojado, molesto, agrio. Serenidad Mnez, serenidad.
Soporta estoicamente a los memos, mediocres y pazguatos que te rodean.
Y cuando encuentres la fórmula, me la cuentas.
Besos!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres