Blogia
mnez

LA MEDIA

A las siete y media de la mañana de todos los días laborables del año, entiéndase de Lunes a Viernes de todas las semanas de todos los meses, el Metro es un corredor subterráneo repleto de gentes que van y vienen en aluvión, superando con creces la anarquía y baraúnda de un hormiguero fustigado por el palo asesino de algún gracioso caminante. Ahí, en ese Metro de la estación de Atocha, don José Ortigosa, con su pequeña estatura y sus apenas sesenta kilos, trataba de no asfixiarse entre aquella turba enloquecida esperando con gallardía en la cuarta fila del andén la llegada de los vagones del tren. Afortunadamente la espera fue breve y no dio tiempo a que pereciera aplastado por aquella multitud de cuerpos anónimos. Cuando el convoy se detuvo y las puertas se accionaron, salió de allí una bocanada de gente que inmediatamente fue repuesta por los que allí se encontraban, llevando la peor parte los de las filas de atrás que empujaban hasta la saciedad para meterse, como fuese, en el vagón.
Don José, casi en volandas, se encontró pegado a una puerta y rodeado de barrigas, piernas y culos desconocidos que amenazaban con ahogarlo al menor descuido. El panorama, como el de todas las mañanas, era irritante y desolador. Sus ojos solamente alcanzaban la cara bruta y circunspecta de un extraño “allien” engomado a él; el sobaco de un brazo asido a la barra del vagón y una espalda fornida pegada materialmente a su pómulo derecho. Era todo lo que acertaba a ver. Trató, con ímprobo esfuerzo, de girarse un poco para evitar en lo posible aquel espaldarazo tan agresivo y, en el gesto, su mirada dio con una pequeña rendija entre todos aquellos cuerpos apiñados. Por ella veía, al fondo, en una de las butacas del vagón, unos zapatos negros de tacón que enfundaban dos piernas hermosas recubiertas por unas medias negras con un dibujo discretamente floreado, una falda negra que trataba de ocultar las partes más decorosas de esas extremidades y lo que debía ser el comienzo de un suéter de color azul. Ahí terminaba la pequeña hendidura. Toda esa maraña de gente hacinada le impedían ver el rostro de aquella figura femenina.
Clavó sus ojos en aquella imagen gratificante y, en uno de los vaivenes del convoy, las piernas se abrieron dando paso a unos largos muslos carnosos que se unían, en su final, con el vértice excitante de un tanga rojo. Don José, ante el glorioso espectáculo que se le ofrecía, dio rienda suelta a su imaginación y empezaron a despertar sus instintos libidinosos que se enfurecían de manera descarada cuando comprobó que una de las medias tenía, en lo alto del muslo, una pequeña carrera que dejaba al descubierto un hermoso y sugestivo pedazito de carne blanca. ¡Todo un tratado de erotismo!.
El tren se detuvo en la siguiente estación y observó cómo aquellas piernas, confundidas entre otras muchas más, salían del coche camino de ningún lado sin que él pudiera divisar la cara de aquella mujer objeto de sus fugaces fantasías eróticas.
Llegó a la oficina ofuscado en aquellas imágenes que pasaban por su mente, ya como fotogramas virtuales, y no pudo por menos que compartir con sus compañeros aquella escena objeto de deseo. Don José empezó a relatar con todo lujo detalle la estructura de esas medias negras con las flores a modo de encaje que embozaban aquellas piernas blancas de capiteles carnosos unidos en una cúpula roja; y esa carrera indiscreta que mostraba la generosidad del contenido. El relato detallado de don José, fue calando en la imaginación de sus oyentes que comenzaban a mostrar la inquietud propia de la libido, y, extasiados, en comunión con él, empezaban a participar en la orgía fantasiosa con aquella dama desconocida.
La oficina se convirtió ese día en un lupanar de sueños. Esas sugestivas medias negras iban apareciendo en la pantalla del ordenador, entre el humo denso del cigarrillo, en los inmaculados folios de la impresora, entre los cajones desordenados de la mesa; todo, absolutamente todo estaba tocado por aquella apariencia lasciva de aquella señorita sin rostro.
Al terminar el día, don José se marchó a su casa sin que su mente, enfermiza por aquellas imágenes voluptuosas del metro, hubiera tenido un solo momento de tregua, envuelta en todo un compendio de fantasías sexuales que, gracias a su verbo fácil y convincente, había traspasado, también, a todos sus compañeros. Cuando entró, saludó a su mujer que, como siempre, estaba pegada a la pantalla del televisor y se dirigió al baño que, como siempre también, estaba ocupado; esta vez por su hija mayor, Margarita, que se pasaba el día resaltando la lozanía de sus veintidós años con maquillajes, rímeles y toda clase de potingues a todas luces innecesarios. Después de un buen rato de espera, y en el que su vejiga estaba ya a punto de reventar, pudo por fin entrar. Una vez dentro, hubo de sortear materialmente la ropa que su hija había dejado esparcida por el suelo, manifestando así la genética del desorden de su progenitor. Mientras evacuaba, con ese gesto gratificante de alivio, sus ojos se clavaron en uno de los rincones y observó, con estupor, unas medias negras enrebujadas con sus florecillas a modo de encaje, y en una de ellas, una carrera en la parte superior de la misma. Don José, no quiso preguntarle a su hija si esa mañana había pasado en el Metro, sobre las siete y media, por la estación de Atocha.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Bombero del Atardecer -

El incesto está prohibido porque existe habitualmente. Está mas cerca de lo que suponen las conciencias tranquilas que van a misa los domingos. Comer mierda no está penado por ninguna ley, por la sencilla razón de que sólo puede obedecer a los aislados impulsos de unos pocos locos. Tu relato me lleva a los tiempos en que el pudor no existía en las relaciones familiares de todo tipo y el sentir deseo por una hija, por ejemplo, era normal. Claro, que las consecuencias de la endogamia pronto se harían valer en la propia supervivencia de la especie y tales comportamientos no dejaron de ser rápidamente reprobados y castigados; hasta hoy. Pero yo me pregunto, y hablo de sentimientos desnudos, si el deseo del padre sobre el cuerpo de la hija pervivió secretamente a la toma de conciencia de lo mas prohibido. Probablemente sí, hablaba la naturaleza frente a una convención social al cabo, aunque no nos guste.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres